Cuidados del césped

Cuidados del césped

ESCARIFICADO Y AIREADO

El escarificado consiste en “arañar” superficialmente el terreno para romper y eliminar todo lo posible.

El fieltro. El fieltro es una capa fina de 1 o 2 cm. de espesor que se forma en la superficie del suelo donde hay un césped. Es una masilla formada por tierra, restos de raíces y de hojas que se han ido acumulando ahí. Al ser bastante impermeable, impide que pase bien hacia las raíces el agua, los abonos y el aire. Además favorece el desarrollo de hongos. Por todas estas razones es necesario eliminarlo mediante una labor de escarificado.

Con una máquina escarificadora: es lo mejor. Esta máquina tiene un rodillo con varias cuchillas verticales que van “rajando”, rompiendo la superficie del suelo y destrozando ese fieltro, esa capa impermeable que asfixia al Césped. También rompe bastantes raíces del Césped, pero no pasa nada puesto que se regenera rápidamente.

Tras pasar la escarificadora, el Césped queda muy feo, como arrasado. No hay problema porque en una o dos semanas se habrá cerrado perfectamente y además estará regenerado y más vigoroso que antes.

El aireado rompe algo del fieltro, pero es menos eficaz para esto que el escarificado. Su misión es más para oxigenar el suelo en profundidad (hasta 10 cm.), mientras que el escarificado se queda en los 3 o 4 cm superficiales.

Por tanto, para solucionar la compactación y eliminar algo de fieltro se hacen los AIREADOS. Para eliminar SOLO fieltro, se hacen ESCARIFICADOS.

 

Escarificados

  • Primavera: Un escarificado. Imprescindible.
  • Otoño: Otro escarificado, especialmente necesario si se forma mucho fieltro por el pisoteo intenso, por ser el suelo arcilloso,…

 

Aireados

  • Primavera: Un aireado. Muy recomendable.
  • Otoño: No es tan importante. Recomendable.

 

El aireado es menos necesario en un césped que se pisa poco o está en suelo arenoso. Si no todos los años, al menos, hacer uno cada 2 o 3 años, sí. 

No Comments

Post A Comment

×